PUNTA LUCERO

PUNTA LUCERO 307 m.
  


Toca dar una vuelta y hace mucho calor. Me acompàña mi sobrina Iraide, de 7 años. Decido hacer una pequeña cima por el calor y porque sé que a mi sobrina le va a gustar el sitio, Punta Lucero.


Lugar de salida
Salimos del barrio de La Cuesta, es Zierbena. Cogemos un camino que estará hormigonado en su mayor parte. Vamos obeservando las vistas, con el puerto a nuestra derecha, y siguendo las balizas de color verde con el nombre del monte escrito.





Llegamos a un cruce de caminos, donde apreciamos las primeras ruinas y tenemos unas indicaciones que nos llevan a la cima por dos sitios.
Nosotros escogemos el de la derecha, camino de tierra, por donde iremos viendo varias de las ruinas presentes en estos lares.


Antiguo punto de control

Por el camino vamos observando varios restos antiguos, con puestos de vigilancia y de artillería, y una torreta giratoria con su caseta de aprovisionamiento.

Puesto de vigilancia

Torreta giratoria y caseta
























Seguimos el sendero hasta llegar a la cima, cabe decir que este último tramo es más largo de lo que se ve a simple vista, pero no conlleva ningún esfuerzo.

Cima del Punta Lucero
Buzón del Punta Lucero 307 m.









Tras las fotos cimeras toca ver y explorar la  construcción militar, que data de los primeros meses del año 1937. Durante la Guerra Civil Española se convirtió en un punto estratégico para la defensa en contra de los ataques del bando Nacional.

Para dar más datos tuvo un papel muy importante durante la Batalla del Cabo Matxitxako. Durante un combate con el crucero Canarias perteneciente al bando de los sublevados, este se adentró en el radio de acción de la batería de punta Lucero, la cual abrió fuego haciendo que el crucero se retirara hacia el norte.
Años después, a causa de su importancia estratégica, Franco decidió ampliar y conservar este fuerte ante un posible desembarco de las fuerzas aliadas al final de la Segunda Guerra Mundial.




Estuvimos visitando todos los emplazamientos. Aquí Iraide se tuvo que sentar en el borde porque desde el interior no se la veía, jejeje.




Vimos los 4 cañones Krupp alemanes repartidos estratégicamente.



Exploramos el interior de la construcción bajo tierra que por diferentes pasillos nos llevan por todas las salas donde se encuentran estos cañones.







Y por último estuvimos dentro del antiguo cuartel.







Tras esto toca bajar. Descendemos por el camino que no cogimos en el cruce cuando estábamos subiendo hasta llegar a los desvíos. Aquí, en vez de bajar por camino de subida, decidimos seguir de frente atacando una pequeña loma llamada Alto del Caracol, que al bajarla por el extremo opuesto nos deja a apenas 100 metros del coche.

Iraide y yo os dejamos una foto desde la cima de Punta Lucero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario